Ir al contenido principal

¿Qué tan dispuestos estamos a sufrir por alguien? ¿Cuál es el límite? La respuesta es personal e intransferible.

La egoísta sensación de merecer que surge por el hecho de dar, no es siempre egoísmo o utilitaria generosidad, sino auténtica dignidad.

Cuando damos lo mejor de nosotros mismos, cuando decidimos compartir nuestra vida en intimidad, cuando abrimos nuestro corazón de par en par y desnudamos nuestra alma hasta el último rincón,

cuando perdemos toda vergüenza, cuando los secretos dejan de serlo, al menos merecemos comprensión, existe merecimiento.

Por supuesto que merecemos en virtud de honesta y franca dignidad.

Que se menosprecie, ignore, olvide o desconozca fríamente el amor que regalamos a manos llenas es desconsideración, vileza del ser, o, en el mejor de los casos, ligereza.

Cuando amamos a alguien que, además de no correspondernos, desprecia nuestro amor, estamos en el lugar equivocado.

Definitivamente, esa persona no se hace merecedora del afecto que le prodigamos. Con una nueva conciencia la disyuntiva empieza a dejar de serlo, la cuestión empieza a hacerse clara y transparente, obvia: si no me siento bien recibido en algún lugar, empaco y me voy.

Nadie de corazón sensato se quedaría tratando de agradar o disculpándose por no ser como les gustaría a los otros que fuera. R.W. Emerson lo expresó de sublime manera: “La verdad es más hermosa que el fingimiento del amor”.

En cualquier relación de pareja que tengas, no te merece quien no te ame, y menos aún, quien te lastime.

¡Haz surgir una nueva conciencia en ti! Incluso, si alguien te hiere reiteradamente sin “mala intención” – este absurdo existe - es posible que te merezca, pero en verdad no te conviene. Definir tus límites, basados en tu dignidad, es el mejor modo de conservar tu…

¡Emoción por existir!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Frases de que me encantan de VALERIA SCHAPIRA

1.- ¿Será que uno se vuelve "maduro" cuando aprende a aceptar que el otro es lo que es, por más que uno intente imaginarlo a su antojo?
2.- ¿No les pasa que hay personas que pasan por sus vidas casi como si fuera un sueño?
3.- Cuando le quitas la energía a algo es el momento en que empiezan a fluir las cosas...
4.- No hay imposibles. Impossible es ESTAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
5.- Señor encargado/barrendero/niño en edad escolar: al próximo que me diga "buen día señora", lo mando a la concha de la lora.
6.- Lo mejor que escuché hoy: "un tipo es un hombre fetichizado; un hombre es otra cosa"
7.- ¿Algo más repugnante que un hombre diciéndote "bebé"?
8.- Solo quien tropieza mil veces alguna vez logra el equilibrio...
9.- Al final, todo lo que creamos, hacemos, soñamos y vivimos tiene un único fin: que nos quieran.
10.- ¿Cómo saber si es amor?
11.- ¿Vale como elogio de primavera que te digan que tenés flor de orto?
12.- Ese hombre me dijo que el tiempo ponía cada …

Ser deprimida y que nadie lo entienda

¿Recuerdas aquella vez en la que te sentiste culpable por algo que sabías que podías haber evitado? O ¿aquella vez que te sentiste super impotente porque no pudiste hacer lo que querías o debías? ¿Recuerdas la vez que tenías muchas ganas de llorar sin razón alguna? ¿Que te sentías por los suelos sin ganas de hacer nada? Y ¿esa vez en la que te sentiste solo y perdido?… ¿Alguna vez lo has sentido todo al mismo tiempo? Pues yo si. A eso se le llama depresión; La depresión es el dolor intensificado 12 veces. El sentimiento de culpa constante, a pesar de tu no tener nada que ver con los hechos y estar consciente de ello. Es la impotencia de no poder hacer nada y de no poder ignorar las cosas que te hacen sentir mal… Es no poder ignorar o hacer resbalar las pequeñas tonterías, sino al contrario, absorberlas como una esponja a pesar de no querer hacerlo. La depresión es no tener el animo de hacer cosas por placer o gusto. De no poder disfrutar las cosas y momentos como deberías. Es la nece…

Se necesita ...

Se necesita mucho valor para amar a las mujeres marcadas por el pasado. Aquellas de carácter fuerte pero de corazón bueno. Aquellas que se han levantado más fuertes después de una aparente irreversible caída. O varias. Aquellas que a través del sufrimiento, saben el verdadero valor de la vida y están dispuestas a dar la suya por una buena causa. Se necesita mucho amor para curar las heridas, las desilusiones, las equivocaciones, pero sobre todo, se necesita ser inteligente. Muy inteligente. Porque ellas son tan maduras, tan experimentadas, tan honestas, tan claras que ya no creen en lo que sienten sino... ((( En lo que estés dispuesto a hacer tú por ellas.)))