Ir al contenido principal

No me gustan las palabras

¿Qué temor hay en decir te quiero, me siento feliz contigo a las personas que quieres?

Esta dificultad para expresar sentimientos corresponde a los llamados bloqueos afectivos, que son las limitaciones que desarrollamos para amar y dejarnos amar, así como para sentir la vida plenamente.

Son las inseguridades internas, el temor a lo desconocido, el miedo al ridículo, los prejuicios propios, la baja autoestima, entre otros, parte de las causas de esta dificultad para demostrar lo que uno realmente siente.

Este bloqueo no siempre es algo negativo. Suele aparecer como una manera de protegernos contra alguna experiencia que nos produjo miedo y confusión, una experiencia tan difícil y dolorosa que nuestra frágil psiquis no pudo manejarla. Tal vez desde una visión adulta nuestros bloqueos afectivos no parezcan tener mucho sentido pero si exploramos nuestras experiencias tempranas, inevitablemente descubriremos que hay amplios motivos emocionales que los explican.

Cuando la necesidad infantil de amor no es satisfecha en la medida necesaria, ocurre algo trágico: el niño o la niña comienza a perder su receptividad natural para el amor. Es decir, cuando no recibe bastante afecto, su receptividad natural disminuye, tal como se contrae un estómago que no recibe alimento.

Los mecanismos de supervivencia que nos ayudaron en la infancia a sobrevivir y a seguir adelante suelen volverse contra nosotros en la vida adulta y toman la forma de bloqueos afectivos, y en última instancia nos causan más daño que beneficio.

Los bloqueos afectivos o las dificultades para decir y sentir lo que uno siente se encuadran en tres categorías principales:

1. Las que afectan sobre la visión interior que tenemos de nosotros mismos: “no merezco amor” o “no necesito a nadie pues soy fuerte”, y estas creencias pueden dañar seriamente nuestra receptividad al amor.

2. Las que inciden sobre nuestra visión del mundo en general y reflejan nuestra filosofía de vida y nuestras expectativas. Esto se explica en la experiencia de muchas personas a quienes les tocó vivir en un mundo amenazante y fueron educadas con la idea de que el mundo es un lugar frío u hostil, y en consecuencia deben defenderse y no confiar. A otras personas se les enseñó a ver el mundo como un lugar en el que las oportunidades se esfuman rápidamente, por lo cual creen que para ellos “es demasiado tarde”.

3. El tercer tipo de bloqueos afectivos determina nuestra visión de los demás y nuestras expectativas respecto de cómo deben tratarnos.

Ahora quiere te sometas a una auto-evaluación y pienses: ¿hace cuánto tiempo le dijiste a tu pareja, a tu padre, a tu madre, a tu mejor amigo o a las personas que quieres en general, cuánto significan en tu vida?, ¿Lo haces frecuentemente o solo en fechas especiales?


Comentarios

Entradas populares de este blog

Frases de que me encantan de VALERIA SCHAPIRA

1.- ¿Será que uno se vuelve "maduro" cuando aprende a aceptar que el otro es lo que es, por más que uno intente imaginarlo a su antojo?
2.- ¿No les pasa que hay personas que pasan por sus vidas casi como si fuera un sueño?
3.- Cuando le quitas la energía a algo es el momento en que empiezan a fluir las cosas...
4.- No hay imposibles. Impossible es ESTAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
5.- Señor encargado/barrendero/niño en edad escolar: al próximo que me diga "buen día señora", lo mando a la concha de la lora.
6.- Lo mejor que escuché hoy: "un tipo es un hombre fetichizado; un hombre es otra cosa"
7.- ¿Algo más repugnante que un hombre diciéndote "bebé"?
8.- Solo quien tropieza mil veces alguna vez logra el equilibrio...
9.- Al final, todo lo que creamos, hacemos, soñamos y vivimos tiene un único fin: que nos quieran.
10.- ¿Cómo saber si es amor?
11.- ¿Vale como elogio de primavera que te digan que tenés flor de orto?
12.- Ese hombre me dijo que el tiempo ponía cada …

Ser deprimida y que nadie lo entienda

¿Recuerdas aquella vez en la que te sentiste culpable por algo que sabías que podías haber evitado? O ¿aquella vez que te sentiste super impotente porque no pudiste hacer lo que querías o debías? ¿Recuerdas la vez que tenías muchas ganas de llorar sin razón alguna? ¿Que te sentías por los suelos sin ganas de hacer nada? Y ¿esa vez en la que te sentiste solo y perdido?… ¿Alguna vez lo has sentido todo al mismo tiempo? Pues yo si. A eso se le llama depresión; La depresión es el dolor intensificado 12 veces. El sentimiento de culpa constante, a pesar de tu no tener nada que ver con los hechos y estar consciente de ello. Es la impotencia de no poder hacer nada y de no poder ignorar las cosas que te hacen sentir mal… Es no poder ignorar o hacer resbalar las pequeñas tonterías, sino al contrario, absorberlas como una esponja a pesar de no querer hacerlo. La depresión es no tener el animo de hacer cosas por placer o gusto. De no poder disfrutar las cosas y momentos como deberías. Es la nece…

Se necesita ...

Se necesita mucho valor para amar a las mujeres marcadas por el pasado. Aquellas de carácter fuerte pero de corazón bueno. Aquellas que se han levantado más fuertes después de una aparente irreversible caída. O varias. Aquellas que a través del sufrimiento, saben el verdadero valor de la vida y están dispuestas a dar la suya por una buena causa. Se necesita mucho amor para curar las heridas, las desilusiones, las equivocaciones, pero sobre todo, se necesita ser inteligente. Muy inteligente. Porque ellas son tan maduras, tan experimentadas, tan honestas, tan claras que ya no creen en lo que sienten sino... ((( En lo que estés dispuesto a hacer tú por ellas.)))