Ir al contenido principal

Aquí he dejado de esperar al hombre de mi vida para dar lugar a la mujer de mi vida: YO

Finalmente comprendí que si hay cosas que nunca llegaron a funcionar en mi vida es probable que se deba en gran parte a mi capacidad para no ceder, no comprometer ni sacrificar demasiado (esta última adoptada como una de mis últimas medidas/instintos de protección). Miro a mi alrededor y me siento abrumada por todos esos casos donde las parejas aparentemente felices se desmoronan o tienen alguna crisis por cosas que no creo poder soportar, donde el amar más a una persona domina o minimiza el amor por uno mismo; y eso, eso sí, jamás podría adaptarlo a mi demasiado egoncéntrica personalidad. Y por eso entiendo que si no estoy dispuesta a pasar por cosas humillantes y estúpidas a cambio de banales momentos que pueden ser reproducidos sin necesidad de comprometer sentimientos, es probable que no este hecha para involucrarme en una relación.
Ahora, agradesco haberme ahorrado todos aquellos momentos que pudieron haberme causado dolores de cabeza y alguna que otra lágrima. Ahora mi "mala suerte" se convierte en el destino, y aprendo a aceptarlo y a lidiar con él.
Pero no he perdido mi gusto por el romance, los besos y las manos enlazadas. Solo comprendí que eso no solo se tiene siendo la novia de alguien.

Comentarios

ando... ha dicho que…
Me gustó tu última frase. Quizá algo resignada y tal vez valiente.

Hay que tener valor para admitir destino alguno. Pero no te preocupes, cuando menos lo necesites, estarás enamorada, relacionada, humillada hasta el cuello.

Es el cruel destino del que se quiere solitario.

Saludos
Mabel Rengifo Peña ha dicho que…
Gracias por tus palabras ando

Entradas populares de este blog

Ser deprimida y que nadie lo entienda

¿Recuerdas aquella vez en la que te sentiste culpable por algo que sabías que podías haber evitado? O ¿aquella vez que te sentiste super impotente porque no pudiste hacer lo que querías o debías? ¿Recuerdas la vez que tenías muchas ganas de llorar sin razón alguna? ¿Que te sentías por los suelos sin ganas de hacer nada? Y ¿esa vez en la que te sentiste solo y perdido?… ¿Alguna vez lo has sentido todo al mismo tiempo? Pues yo si. A eso se le llama depresión; La depresión es el dolor intensificado 12 veces. El sentimiento de culpa constante, a pesar de tu no tener nada que ver con los hechos y estar consciente de ello. Es la impotencia de no poder hacer nada y de no poder ignorar las cosas que te hacen sentir mal… Es no poder ignorar o hacer resbalar las pequeñas tonterías, sino al contrario, absorberlas como una esponja a pesar de no querer hacerlo. La depresión es no tener el animo de hacer cosas por placer o gusto. De no poder disfrutar las cosas y momentos como deberías. Es la nece…

Se necesita ...

Se necesita mucho valor para amar a las mujeres marcadas por el pasado. Aquellas de carácter fuerte pero de corazón bueno. Aquellas que se han levantado más fuertes después de una aparente irreversible caída. O varias. Aquellas que a través del sufrimiento, saben el verdadero valor de la vida y están dispuestas a dar la suya por una buena causa. Se necesita mucho amor para curar las heridas, las desilusiones, las equivocaciones, pero sobre todo, se necesita ser inteligente. Muy inteligente. Porque ellas son tan maduras, tan experimentadas, tan honestas, tan claras que ya no creen en lo que sienten sino... ((( En lo que estés dispuesto a hacer tú por ellas.)))

He vuelto

He vuelto con el ánimo de recuperar las riendas de mi vida, aunque mi vida actualmente se haya puesto "cuesta arriba". No es el momento de escribir un post sobre lo vivido, sino de afrontar el ahora con toda la fortaleza que me sea posible.  Hay decisiones que para bien o para mal cambian nuestra vida, pero es mucho peor no tomar decisiones precisamente por miedo a que nos cambien la vida.  No ha sido nada fácil dejar atrás un proyecto común, un sueño incumplido en un intento fallido de encontrar la felicidad.  Quise buscar mi mitad sin ser consciente de que soy un todo. Ese ha sido mi gran error, creer o pensar, que no podía estar sola, que necesitaba a alguien que me sostuviera. Sentirme incapaz de afrontar mi vida como un ser individual. Estar perdida por no darme mi tiempo para encontrarme. Ahora he aprendido que ningún puzzle estará completo si le falta una sola pieza.  Que no debo poner en manos de nadie mi propia felicidad.  Que no se gana ninguna batalla si te rindes sin lu…