Ir al contenido principal

Tres metros sobre el cielo

Qué difícil es olvidar las cosas bonitas. En algunas ocasiones, los demás no existen. Y ésta es una de esas ocasiones. No hay nunca un porqué para un recuerdo; llega de repente así, sin pedir permiso. Y nunca sabes cuando se marchará. Lo único que sabes es que lamentablemente volverá. Entre ruinas del pasado y el placer del presente.Cuando pierdes el tiempo al teléfono, cuando los minutos pasan sin que te des cuenta, cuando las palabras no tienen sentido, cuando piensas que si alguien te escuchara creería que estás loc@, cuando ninguno de los dos tiene ganas de colgar, cuando después de que el ha colgado compruebas que lo haya hecho de verdad, entonces estás perdido. O mejor dicho, estás enamorad@, lo que, en realidad, es un poco lo mismo... Y en un instante recuerdo todo lo que no he podido decirte, todo lo que hubiera querido que supieras, la belleza de mi amor. Eso es lo que hubiera querido demostrarte. Solo con el destino de mi pasado.Y la miro. Pero no l@ encuentro. Entonces voy a buscar esa película en blanco y negro que ha durado dos años. Toda una vida. Esas noches pasadas en el sofá. Lejos. Sin conseguir darme una explicación. Arañándome las mejillas, pidiendo ayuda a las estrellas. Fuera, en el balcón, fumando un cigarrillo. Siguiendo después ese humo hacia el cielo, arriba, más arriba, más aún... Allí, donde precisamente habíamos estado nosotros. Cuántas veces he nadado en ese mar nocturno, me he perdido en ese cielo azul, llevado por los efluvios del alcohol, por la esperanza de encontrarl@ otra vez. Arriba y abajo, sin tregua. Por Hydra, Perseo, Andrómeda... Y abajo, hasta llegar a Casiopea. La primera estrella a la derecha y después todo recto, hasta la mañana. Y otras muchas. Y a todas les preguntaba: <<¿L@ habran visto? Por favor... He perdido mi estrella. Mi isla, que no existe. ¿Dónde estará ahora? ¿Qué estará haciendo? ¿Con quién?>>. Y a mi alrededor, ese silencio de esas estrellas entrometidas. El ruído molesto de mis lágrimas agotadas. Y yo, estúpid@, buscando y esperando encontrar una respuesta. Denme un porqué, un simple porqué, cualquier porqué. Pero qué idiota. Ya se sabe. Cuando un amor se acaba se puede encontrar todo, excepto un porqué. En algunos casos, es mejor no haber visto nada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ser deprimida y que nadie lo entienda

¿Recuerdas aquella vez en la que te sentiste culpable por algo que sabías que podías haber evitado? O ¿aquella vez que te sentiste super impotente porque no pudiste hacer lo que querías o debías? ¿Recuerdas la vez que tenías muchas ganas de llorar sin razón alguna? ¿Que te sentías por los suelos sin ganas de hacer nada? Y ¿esa vez en la que te sentiste solo y perdido?… ¿Alguna vez lo has sentido todo al mismo tiempo? Pues yo si. A eso se le llama depresión; La depresión es el dolor intensificado 12 veces. El sentimiento de culpa constante, a pesar de tu no tener nada que ver con los hechos y estar consciente de ello. Es la impotencia de no poder hacer nada y de no poder ignorar las cosas que te hacen sentir mal… Es no poder ignorar o hacer resbalar las pequeñas tonterías, sino al contrario, absorberlas como una esponja a pesar de no querer hacerlo. La depresión es no tener el animo de hacer cosas por placer o gusto. De no poder disfrutar las cosas y momentos como deberías. Es la nece…

Se necesita ...

Se necesita mucho valor para amar a las mujeres marcadas por el pasado. Aquellas de carácter fuerte pero de corazón bueno. Aquellas que se han levantado más fuertes después de una aparente irreversible caída. O varias. Aquellas que a través del sufrimiento, saben el verdadero valor de la vida y están dispuestas a dar la suya por una buena causa. Se necesita mucho amor para curar las heridas, las desilusiones, las equivocaciones, pero sobre todo, se necesita ser inteligente. Muy inteligente. Porque ellas son tan maduras, tan experimentadas, tan honestas, tan claras que ya no creen en lo que sienten sino... ((( En lo que estés dispuesto a hacer tú por ellas.)))

He vuelto

He vuelto con el ánimo de recuperar las riendas de mi vida, aunque mi vida actualmente se haya puesto "cuesta arriba". No es el momento de escribir un post sobre lo vivido, sino de afrontar el ahora con toda la fortaleza que me sea posible.  Hay decisiones que para bien o para mal cambian nuestra vida, pero es mucho peor no tomar decisiones precisamente por miedo a que nos cambien la vida.  No ha sido nada fácil dejar atrás un proyecto común, un sueño incumplido en un intento fallido de encontrar la felicidad.  Quise buscar mi mitad sin ser consciente de que soy un todo. Ese ha sido mi gran error, creer o pensar, que no podía estar sola, que necesitaba a alguien que me sostuviera. Sentirme incapaz de afrontar mi vida como un ser individual. Estar perdida por no darme mi tiempo para encontrarme. Ahora he aprendido que ningún puzzle estará completo si le falta una sola pieza.  Que no debo poner en manos de nadie mi propia felicidad.  Que no se gana ninguna batalla si te rindes sin lu…