Ir al contenido principal

La 1era limpieza del mes

Estaba necesitando hacer una limpieza en mí: tirar algunos pensamientos indeseados, lavar algunos tesoros que estaban medios oxidados.
Entonces saqué del fondo de las gavetas recuerdos que no uso y no quiero más.

Tiré afuera algunos sueños, algunas ilusiones. Papeles de presenté que nunca usé, sonrisas que nunca regalé. Tiré afuera la rabia y el rencor de las flores marchitas que estaban dentro de un libro que nunca leí.

Miré para mis sonrisas futuras y mis alegrías pretendidas y las coloqué en una caja, bien ordenaditas. Saqué todo de adentro del armario y lo fui tirando al suelo: pasiones escondidas, deseos reprimidos, palabras horribles que nunca hubiera querido decir, heridas de un amigo, recuerdos de un día triste.

Y también encontré otras cosas... ¡y muy bellas!: un pajarito cantando en mi ventana, aquella luna color de plata, el poner del sol. Me fui encantando y distrayendo, mirando cada uno de aquellos recuerdos. 



Me senté en el suelo para poder escoger. Arrojé directo en el saco de la basura los restos de un amor que me hirió. Tomé las palabras de rabia y dolor que estaban en el estante de encima, pues casi no las uso, y las tiré afuera en el mismo instante. Otras cosas que aún me hieren, las coloqué aparte para después ver lo que haré con ellas, si las olvido o las envío al basurero.

Era en aquella caja, en aquella gaveta en que uno guarda todo lo que es más importante: el amor, la alegría, las sonrisas. La Fe para los momentos que más la necesitamos.

Recogí con cariño el amor encontrado, doblé ordenadito los deseos, coloqué perfume en la esperanza, pasé un pañito en el estante de mis metas y las dejé a la vista para no olvidarlas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ser deprimida y que nadie lo entienda

¿Recuerdas aquella vez en la que te sentiste culpable por algo que sabías que podías haber evitado? O ¿aquella vez que te sentiste super impotente porque no pudiste hacer lo que querías o debías? ¿Recuerdas la vez que tenías muchas ganas de llorar sin razón alguna? ¿Que te sentías por los suelos sin ganas de hacer nada? Y ¿esa vez en la que te sentiste solo y perdido?… ¿Alguna vez lo has sentido todo al mismo tiempo? Pues yo si. A eso se le llama depresión; La depresión es el dolor intensificado 12 veces. El sentimiento de culpa constante, a pesar de tu no tener nada que ver con los hechos y estar consciente de ello. Es la impotencia de no poder hacer nada y de no poder ignorar las cosas que te hacen sentir mal… Es no poder ignorar o hacer resbalar las pequeñas tonterías, sino al contrario, absorberlas como una esponja a pesar de no querer hacerlo. La depresión es no tener el animo de hacer cosas por placer o gusto. De no poder disfrutar las cosas y momentos como deberías. Es la nece…

Se necesita ...

Se necesita mucho valor para amar a las mujeres marcadas por el pasado. Aquellas de carácter fuerte pero de corazón bueno. Aquellas que se han levantado más fuertes después de una aparente irreversible caída. O varias. Aquellas que a través del sufrimiento, saben el verdadero valor de la vida y están dispuestas a dar la suya por una buena causa. Se necesita mucho amor para curar las heridas, las desilusiones, las equivocaciones, pero sobre todo, se necesita ser inteligente. Muy inteligente. Porque ellas son tan maduras, tan experimentadas, tan honestas, tan claras que ya no creen en lo que sienten sino... ((( En lo que estés dispuesto a hacer tú por ellas.)))

He vuelto

He vuelto con el ánimo de recuperar las riendas de mi vida, aunque mi vida actualmente se haya puesto "cuesta arriba". No es el momento de escribir un post sobre lo vivido, sino de afrontar el ahora con toda la fortaleza que me sea posible.  Hay decisiones que para bien o para mal cambian nuestra vida, pero es mucho peor no tomar decisiones precisamente por miedo a que nos cambien la vida.  No ha sido nada fácil dejar atrás un proyecto común, un sueño incumplido en un intento fallido de encontrar la felicidad.  Quise buscar mi mitad sin ser consciente de que soy un todo. Ese ha sido mi gran error, creer o pensar, que no podía estar sola, que necesitaba a alguien que me sostuviera. Sentirme incapaz de afrontar mi vida como un ser individual. Estar perdida por no darme mi tiempo para encontrarme. Ahora he aprendido que ningún puzzle estará completo si le falta una sola pieza.  Que no debo poner en manos de nadie mi propia felicidad.  Que no se gana ninguna batalla si te rindes sin lu…